Estrategia. ¡Padres y maestros!

03 de junio de 2012

¿Somos buenos Padres?

Quisiera empezar por un test que pusimos al margen de este blog, pero en meses solo he recibido 2 comentarios muy buenos y ningún voto, creo yo por que ¿quien quiere ser mal padre?.
Pero hagamos un esfuerzo y quitemos la publicación, (aunque la encuesta es anónima) y hagamos el ejercicio para nosotros mismos.
1. ¿En verdad quieres lo mejor para tu hijo?
2. ¿De verdad quieres proteger la salud de tu hijo?
3. ¿Te gustaría que tu niño sea un hombre exitoso?
Bueno, si tus respuestas son sinceras y fueron SI, pues entonces toma nota de como lograr tan alto propósito:
A. Apoya la formación positiva de tu hijo, esto es, no hace falta que alguien te diga que tu chiquito no sabe algo, o no sabe hacer algo, o no habla correctamente, o no convive sanamente, o no enfoca las cosas adecuadamente para su edad. Tú y nadie más que tu está enterado: Tu hijo no sabe caminar y ya tiene varias semanas después del año; no sabe ir al baño y ya tiene 3 años; no sabe hablar correctamente y ya tiene 5 años; no convive bien con niños y grandes porque quiere pre valencia; no saluda y actúa inseguro con las personas, etcétera.
Tu puedes diagnosticar que le falta a tu niño y TRABAJAR con él esos aspectos, e informar de tus inquietudes a sus maestros para hacer una labor conjunta.
B. Desarrollen, en familia, un estilo de vida saludable. El error mayor que puede cometer una madre o un padre moderno es pensar que la falta de salud se resuelve con medicamentos, ¡CUIDADO estás haciendo fármaco-dependiente a tu hijo!. ¡ese camino no!.
La naturaleza exige adaptación.
La salud depende de dos grandes aspectos: La alimentación y la correcta adaptación del organismo de tu bebé a el medio ambiente en que se desenvuelve.
De ambos temas hablaremos largo y tendido porque los dos contienen la reconocida "súper-vivencia", esa teoría revolucionaria de la evolución de las especies, SOBREVIVE EL QUE MEJOR SE ADAPTA descrita por Charles Darwin.
Pero continuando con el tema central ¿Somos buenos padres? esta cuestión traza una extensión hacia ¿Queremos ser buenos padres?. Bueno pues entonces generemos una estrategia. TE INVITO A COMPARTIR AQUÍ algunas tareas que articuladas en forma metódica nos permitan encontrar mejores resultados.
Una duda razonable al final de los días de un padre es, ¿acerté en la forma de educar a mis hijos?. Bueno, yo diría que el resultado en el fondo es siempre inesperado, que los giros en la vida de los seres humanos están fuera de cualquier calculo, pero que un padre puede evaluarse no al final de la formación de sus hijos, sino de forma permanente, tratando de dar lo mejor de si mismo cada día y disfrutando tales logros. "Hoy logré que mi hijo diera sus primeros pasos", "hoy mi hija dominó su bicicleta", estás son las respuestas que tienen plazos y que en ocasiones los padres dejamos pasar hasta que "un amigo en la escuela enseño a andar a mi hija en bicicleta como regalo de sus 13 años", por DIOS, muchas veces dejamos que la vida misma les enseñe, pero tales enseñanzas tienen su precio, costo que podríamos pagar nosotros mismos. "Le enseñe a andar en bicicleta y a besar" ¡No debemos dejar nuestra responsabilidad de formar a nuestros hijos sin los cuidados necesarios en manos de otros!.
Si ese es el propósito, yo colaboro, localicemos los atrasos, definamos formas de resolverlos y ahora hagamos un poco más, para que nuestros hijos tengan mayores herramientas para desempeñarse en su propia vida.
Soy Licenciado en Educación Física y te ofrezco mi servicio en favor de transformar niños en ciudadanos mejores.